Ansiedad en el sexo


ANSIEDAD EN EL SEXO Y ANSIEDAD DE EJECUCIÓN.


La forma en que la ansiedad afecta al deseo y desempeño sexual puede ser opuesta en cada persona. Mientras que a unas las lleva al límite, reduciendo su libido a la mínima expresión, otras ven aumentar sus apetitos sexuales.

En general el exceso de ansiedad tiene la facultad de absorber nuestra atención casi por completo. Esto nos imposibilita de dedicarle tiempo a otros asuntos que la mente en ese momento considera secundarios ante la angustia que nos despierta la ansiedad. Por lo tanto, la sexualidad pasa a estar relegada a un segundo plano.

Ponernos nerviosos al momento del acto sexual, o previo a ello, hace que se liberen sustancias que van en contra del deseo, del flujo sanguíneo a las zonas erógenas perdiendo así la excitación.

La ansiedad de ejecución consta en la preocupación excesiva ante nuestro rendimiento en las relaciones sexuales. Lo natural resulta en querer sorprender al otro con nuestro desempeño. Es por ello, cuando no lo logramos, pasamos a tener miedo de no poder volver a brindar relaciones sexuales satisfactorias a nuestra pareja, así como a ser abandonados. Es así que la ansiedad de ejecución pasa a dominar nuestra mente, y nuestro desempeño va disminuyendo cada vez más. Esta situación nos paraliza y nos lleva a padecer los efectos negativos de la ansiedad en el ámbito sexual.


Síntomas de ansiedad sexual

Los síntomas de la ansiedad se presentan en este tipo de ansiedad de desempeño, con más frecuencia cuando el paciente se encuentra conociendo a una nueva pareja sexual. Así, el paciente sentirá en mayor o menor medida algunos de estos síntomas:

  • Taquicardia

  • Dificultad para respirar

  • Mareos

  • Inestabilidad

  • Temblores

  • Sequedad en la boca

  • Dolor abdominal

  • Hormigueo corporal

  • Sensación de perder el control o irrealidad

  • Tensión cervical

Estos síntomas, suelen darse sobre todo antes, durante y después de las relaciones sexuales. También pueden presentarse síntomas en el paciente con solo pensar o plantearse el hecho de mantener relaciones sexuales.


Pronóstico de la enfermedad

Como ya mencionamos, lejos de ser una actividad placentera, el paciente siente las relaciones sexuales como una preocupación y, por tanto, terminan por evitarlas o perder el interés. En consecuencia, hombres y mujeres sienten pérdida del deseo sexual, anorgasmia o problemas de lubricación o para mantener la erección, lo cual supone problemas durante el acto sexual y, por tanto, alimenta aún más esta ansiedad.


Este tipo de ansiedad tiene el problema añadido de afectar la vida sexual de la persona evitando próximos encuentros en la relación de pareja o en los encuentros casuales, pudiendo llegar hasta el extremo padeciendo “aversión al sexo” (rechazo o la evitación activa del contacto sexual genital)


¿Cuáles son las causas de la ansiedad sexual?

La ansiedad sexual puede permanecer en la vida del paciente de forma más o menos duradera, así como atacar de forma intermitente cada vez que se conozca a una nueva pareja sexual. Así, las principales causas de ansiedad sexual son:

  • Falta de seguridad y confianza: los complejos físicos juegan un papel muy importante. Las personas que no están satisfechos con el aspecto de sus genitales o con su cuerpo en general son más propensos a presentar ansiedad sexual. También la provocan los miedos a no cumplir las expectativas de la pareja en el terreno sexual o a no poder disfrutar de las mismas, como no ser capaz de llegar al orgasmo.

  • Disfunciones sexuales: haber sufrido alguna disfunción sexual en relaciones anteriores, como disfunción eréctil, falta de lubricación y dolor en las relaciones sexuales, eyaculación precoz, vaginismo o anorgasmia, también puede provocar esta ansiedad en nuevos encuentros.

  • Estrés: estar experimentando una época de preocupaciones y estrés en algún ámbito de la vida también puede desarrollar ansiedad sexual.

  • Problemas de pareja: la falta de comunicación o confianza con la pareja sexual son los problemas más frecuentes que provocan ansiedad sexual.

  • Problemas emocionales: los pacientes que se encuentran en un mal momento sentimental, que no saben gestionar bien sus emociones, que han tenido alguna relación tóxica o que no han recibido una buena educación sexual, pueden presentar ansiedad sexual ante una nueva pareja.

¿Qué especialista la trata?

Como todos los tratamientos en sexología debe ser abordado de manera interdisciplinaria, con medico psicólogo, psiquiatra, y si es necesario se podría optar por medicación que baje los niveles de ansiedad además de terapia, meditación, técnicas de relajación, etc.


Dr. Nicolás González Gardiol

ANTEROS SEXOLOGÍA MÉDICA


logo6.png